La factura informativa

Normalmente me pasan bastante desapercibidos la cantidad de correos que me envían con powerpoints y ficheros varios que hablan de cosas diversas. No tengo tiempo (ni ganas) de leer toda esa alocada parrafada como si de un charlatán del viejo oeste se tratara, intentado sacar la sonrisa fácil o el pensamiento crítico.

Sin embargo (a veces pasa) lees una palabra, una frase o algo que hace que leas uno de esos correos hasta el final. Y en vez de seleccionarlos inmediatamente y desahuciarlos a la soledad de la papelera de reciclaje, los lees y te asombras con lo que dicen. Te emocionas y hasta se lo envias a tus amigos. O haces un post por un ridículo mail que te llegó a la bandeja de entrada de un dia en el que el catarro es tu más fiel compañero de aventuras.

Hoy ha sido un dia de esos. Entre perpleja y enfadada por las notícias sobre más recortes que esos políticos metidos en el papel de reina de corazones pretenden llevar a cabo, y sintiéndome cada vez más un humilde naipe al servicio del País de las Maravillas, hoy un mail me ha devuelto la cordura momentánea.

A continuación, os lo transcribo:

“LA FACTURA INFORMATIVA Hay autonomías en las que se está entregando, o se va a entregar, una factura “informativa” del coste que ha supuesto nuestra visita al médico, de la asistencia que recibamos en Urgencias, de la intervención quirúrgica que hemos sufrido o de cualquier gasto que ocasionemos por ponernos enfermos. Naturalmente, me estoy refiriendo a la sanidad pública. Lo hacen, o lo van a hacer, con la “sana” intención de que tomemos conciencia de lo que cuesta atendernos, aunque seamos nosotros mismos, con nuestros impuestos y cotizaciones los que pagamos.

Os propongo que:

  • Cada vez que el rey, el presidente del gobierno, el ministro, el presidente de comunidad autónoma, el diputado, el senador, el presidente de la diputación, el alcalde, etc. etc. etc, se suba a su coche oficial, se le entregue la factura.
  • Cuando visite centros de mayores o colegios, engalanados especialmente para su visita, que le entreguen la factura.
  • Cuando asista a la multitud de fiestas, recepciones, comilonas, que se organizan por cualquier cosa, que le entreguen la factura.
  • Cuando se suba en trenes o aviones para viajar en clase especial, que le entreguen la factura.

Todo ello, claro, con la única intención de que “tomen conciencia” de lo que nos cuesta a los ciudadanos mantener tantos cargos públicos. “

Bromas aparte, que las tenía hace un momento con un amigo sobre el coste que supondrá tanto papel en este contexto de crisis… ¿y si “tomamos conciencia” todos de una vez que necesitamos actuar? ¿ Y si nos enviamos a nosotros mismos una factura con el coste que supone no estar haciendo nada para cambiar aquello que no funciona?

**Post dedicado a Maria José Iglesias**

Advertisements

11 pensaments sobre “La factura informativa

  1. Philip diu:

    Ya bastante creo que puedes tener con un accidente o una enfermedad con todo el mal trago que supone pasar por ella (como si pudieras elegir cuando la tienes) ,para que luego te envíen una facturita que leyendo entre líneas dice que pagues tus impuestos pero que uses lo mínimo el servicio al que tienes derecho no vaya a ser que gastes el dinero de nuestros políticos que ya sabemos a lo que se dedican.

    Por cierto,esto de la factura solo es el primer paso,cuando empiezan así a contar el dinero,malo.

    • Sònia Pereda diu:

      aunque me quede sin voz, no me quedaré sin el sentido común! Como he escrito en un tweet: ” a vegades has de triar entre el que creus, i el que és correcte” 🙂

  2. Gracia Sánchez diu:

    Esta nota informativa ya la había leído en Facebook, y como tú, también la circulé.
    Estoy de acuerdo con Manuel en que no está mal la información, pero para todos.

    Es hora de hacernos antisistema y protestar rotundamente en contra de los privilegios de algunos y la austeridad de los más débiles. … no pueden irse de ‘rositas’ y seguir disfrutando de privilegios los que han generado la crisis.

    Necesitamos líderes de otra pasta. Con visiones amplias y capaces de sacar lo mejor de cada uno. Apliquémonos el cuento todos, con atrevimiento y con responsabilidad. Las estructuras económicas basadas en la codicia y el miedo ya no funcionan.

    Gracias por abrir el debate.

    • Sònia Pereda diu:

      muy de acuerdo con tu comentario, Gracia, el cual agradezco de antemano.

      Fíjate que dices algo fundamental: es hora de hacernos antistema (este sistema que nos ahoga cada vez más a la mayoría) y de protestar rotundamente en contra no sólo de los verdaderos privilegiados ( políticos que no saber hacer la o con un canuto, banqueros con unas indemnizaciones multimillonarias) y un largo etcétera de personas y situaciones kakfianas en este contexto de crisis.

      Pero es realmente necesario que la sociedad despierte, me mueva, se queje, se enfade, salga a las calles, exija llevar a la justícia a aquellos que han jugado con el dinero de todos.
      Y es el momento de estar unidos. De saber cuál es el bando de cada uno y por qué y para quién luchamos.

      Porque si no luchamos por nosotros mismos, por nuestros derechos y nuestra dignidad.. ¿quién lo hará?

      Muchas gracias, de verdad 🙂

  3. Manuel diu:

    Me quedo mucho más con tu comentario que con el contenido del mensaje que has recibido, básicamente porque a mí no me parece mal que nos expliquen lo que cuestan los servicios públicos de los que disfrutamos, y lo creo necesario porque alucino con la de gente que está convencida de pagar (vía impuestos) mucho más de lo que recibe sin, estoy convencido, tener ni idea de cuánto le costarían esos servicios si los tuviera que pagar. Aparte de que no es una cosa nueva: yo tuve a mis dos ingresados en el Hospital de Terrassa cuando eran pequeños (o muy pequeños, mi hija solo tenía nueve días), y tras una semana de estancia me dieron la correspondiente factura informativa en ambos casos (y hablo de 2003 y 2007).

    Como decía, lo importante son tus últimas tres líneas. En nuestra mano está cambiar lo que no nos gusta en vez de solamente quejarnos. Quejarnos es lo más fácil, actuar en positivo no tanto, y esperar que alguien, un vengador, aparezca para hacer lo que nosotros queremos no necesariamente funciona. Porque, por mucho que nos quejemos de ciertos temas, como por ejemplo la corrupción, si el político corrupto ve que cuando se presenta a las elecciones no solamente no es castigado sino que incluso mejora resultados ¿que mensaje le estamos transmitiendo? Y eso ha pasado, aquí y fuera de aquí, no es un supuesto de laboratorio, y de esa forma es complicado cambiar nada.

    • Sònia Pereda diu:

      Ante todo, gracias por pasarte por mi blog, Manuel.

      En respuesta a tu reflexión, la cual comparto completamente, es posible que se pueda interpretar que no esté a favor de que nos digan el coste de las cosas a los usuarios. Nada más lejos de la realidad, estoy muy a favor de que sepamos (y tomemos conciencia) de lo que cuesta y que es pagado con nuestros impuestos.
      Lo novedoso del mail no es tanto la información que recibimos nosotros (yo me acuerdo del coste de las carreras universitarias tal y como tú la del hospital) sino de poder darle la vuelta y hacer que los políticos sean capaces de apreciar el coste de aquello que normalmente no pagan.
      Si es cierto que vivimos una época convulsa y de crisis sistémica, cualquier acción que permita a la persona apreciar el verdadero coste de las cosas, será bien recibido.
      En cuanto a mi comentario final, cierto es que está en nuestras manos cambiar aquello que no nos gusta o creemos que no funciona. Sin embargo, no resulta fácil hacerlo porque, más que del juego, se trata de cambiar las reglas, y eso, amigo mío, es más difícil de lo que ya de por sí pueda parecer.

      Muy agradecida por tu comentario 🙂

  4. Sònia Pereda diu:

    Y yo me pregunto.. ¿es necesario que salgan de las arcas públicas la tecnología de última generación para que trabajen? yo lo he comprado con mi modesto sueldo y a veces hago cosas del trabajo y nadie me ha subvencionado nada.
    E incluso he llegado a comprar material de oficina porque en la administración pública donde trabajo a veces no hay (cuando más lejos estás del “centro”)..
    Necesitamos, como bien dices, más sensatez, honestidad, transparencia..en definitiva, muchísimo sentido común.

  5. loqueelolvidooculta diu:

    Totalmente de acuerdo con tu llamada a la acción. Dejando de lado lo oportuno o inoportuno de la idea de la factura, es hora de que seamos conscientes de lo que nos jugamos de verdad y de que comencemos a actuar en consonancia con la etapa que nos ha tocado vivir, que no deja de ser una etapa decisiva para los próximos decenios.

    • Sònia Pereda diu:

      Muy cierto, Miguel. Los mensajes que estamos recibiendo son contradictorios… hay crisis, sí, pero ¿para quién? políticos con sueldos vitalicios, banqueros intervenidos y que luego se descubre que tienen indemnizaciones millonarias, sindicatos que te venden porque les chantajean con sacarles las subvenciones que reciben… y el resto, el populacho, el pueblo llano, miramos absortos, perplejos, incrédulos cómo el mundo pasa por nuestro lado y nos vemos incapaces de reaccionar…
      Gracias por dejar tu reflexión!

      • loqueelolvidooculta diu:

        Lo más indignante es que se están usando nuestros impuestos de manera irresponsable y opaca. Porque no sabemos cuánto ni que bancos han recibido ayudas y además no recibimos ninguna contrapartida por parte de la banca. En cuanto a los políticos ¿porqué necesitan un iPhone y un iPad que no garantizan la seguridad necesaria para accede a la red del congreso? Además no son equipos baratos. Y todos tendremos que trabajar un montón de años para recibir el 100% de jubilación y ellos ¿cuántos necesitan como diputados? Lo que necesitamos es sensatez, honestidad y coherencia no palabras huecas ni paternalismo decimonónico o ilustrado. No somos menores de edad.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s